Sección de articulos

Trastornos de Alimentación.

Trastornos de Alimentación.

Las personas que padecen un trastorno alimenticio se caracterizan por tener hábitos de alimentación irregulares y una preocupación excesiva hacia la forma y el peso corporal, lo que termina por provocar daños en su salud física y en el funcionamiento psicosocial.

Se ha estimado que entre el 0.9% y el 2.0% de las mujeres y el 0.1 y 0.3% de los hombres van a desarrollar anorexia en algún momento de sus vidas. Con relación a la bulimia, esas cifras pueden ser de entre 1.1% a 6% en las mujeres afectadas y 0.1% a 0.5% en los hombres. Datos que apuntan a millones de personas que ponen en riesgo su salud y en muchos casos, su vida.  

Trastornos alimenticios tipos fundamentales

Anorexia y bulimia son quizás los tipos de trastornos alimenticios más conocidos, pero no los únicos.

El problema se hace mucho mayor cuando se analiza el impacto de todos los trastornos alimentarios y de la ingestión de alimentos que recoge el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales en su quinta versión (DSM-V). Estos son:

Pica

Consiste en al apetito y consumo de sustancias sin valor nutritivo, como papel, tierra o pintura. Es más común en la infancia, especialmente en las personas con discapacidad intelectual y puede ocasionar intoxicaciones debido al consumo de sustancias tóxicas, o lesiones en el sistema gastrointestinal ocasionadas por la presencia de objetos punzantes o cortantes.

Trastorno por rumiación

Consiste en la regurgitación del alimento, es decir, la persona con trastorno por rumiación vuelve a traer a la boca alimentos anteriormente ingeridos, masticándolos y, dependiendo del caso, volviéndolos a tragar o arrojándolos fuera. Es más común en la infancia y puede traer como consecuencia déficits nutritivos, bajo peso y caída de los dientes, entre otras alteraciones.

Trastorno de Evitación/Restricción de la ingestión de alimentos

Es un trastorno de la alimentación que se manifiesta por la negación y evitación de ingerir alimentos, en ocasiones debido a características como el color, el olor o la textura. Como consecuencia, la persona afectada tiene déficits nutricionales que en algunos casos pueden poner en riesgo su vida. El trastorno de Evitación/Restricción de la ingestión de alimentos es también más común en la infancia, aunque puede surgir y persistir en la adultez.

Anorexia Nerviosa

Trastorno que se caracteriza por la pérdida significativa de peso teniendo en cuenta lo considerado mínimamente normal, un miedo intenso a ganar peso o llegar a la obesidad y, en algunos casos, alteraciones en la percepción objetiva del cuerpo. Es más común en las mujeres y su pico de incidencia y prevalencia se da en la adolescencia y primera juventud. Las consecuencias de la anorexia pueden ser mortales si el trastorno no es tratado adecuadamente.

Bulimia nerviosa

Las personas con este trastorno ingieren grandes cantidades de comida en poco tiempo, algo que se conoce como atracón, teniendo la sensación de que no pueden controlarlo. Como consecuencia desarrollan conductas compensatorias que buscan minimizar la ganancia de peso, por ejemplo, provocándose el vómito. Al igual que la anorexia, suele desarrollarse en la adolescencia y primera juventud y aumentar significativamente el riesgo de muerte.

Trastorno de atracones

En el trastorno de atracones la persona tiene episodios frecuentes de ingesta descontrolada de comida, superior a lo que se considera normal para su edad y circunstancias. Durante estos episodios la persona tiene la sensación de no poder controlarlos. Al contrario de la bulimia nerviosa, no se asocia a conductas compensatorias. El trastorno de atracones está asociado a más riesgo de enfermedades cardiovasculares y otros trastornos asociados a la obesidad.

Todos Los Derechos Reservados © Salud a tu Alcance - 2018