Sección de articulos

Día Mundial de la Prevención al Suicidio.

Día Mundial de la Prevención al Suicidio.

Una persona suicida, puede ser que no pida ayuda, pero eso no significa que no quiere ayuda. Las personas que se quieren quitar la vida en realidad no quieren morir, solo quieren dejar de sufrir. La prevención al suicidio comienza reconociendo los síntomas y señales de advertencia y tomarlos en serio. Si usted piensa que un amigo o miembro de la familia está contemplando el suicidio, usted puede tener miedo de hablar del tema. Pero hablar abiertamente sobre pensamientos y sentimientos suicidas puede salvar una vida.

Comprendiendo el suicidio

El suicidio es un intento desesperado de escapar del sufrimiento que se ha vuelto insoportable. Cegados por los sentimientos de auto-odio, desesperanza y aislamiento, la persona suicida no encuentra ninguna manera de evitar el dolor excepto terminar con su vida. Pero a pesar de su deseo de que el dolor se detenga, la mayoría de las personas suicidas están en conflicto profundo en cuanto quitarse la vida. Desearían que hubiera otra alternativa, pero simplemente no la pueden ver.

Conceptos comunes y erróneos sobre el suicidio

Mito: Las personas que hablan de suicidio no lo harán.

Realidad: Casi todos los que intentan suicidarse han dado alguna pista o advertencia. No ignore ni siquiera las referencias indirectas a la muerte o al suicidio. Declaraciones como "te arrepentirás cuando me haya ido", "No puedo ver ninguna salida", - no importa que se diga casualmente o en broma, puede indicar serios sentimientos suicidas.

Mito: Cualquiera que intente quitarse la vida debe estar loco.

Realidad: La mayoría de las personas suicidas no son psicóticas o locas. Posiblemente están perturbados, afligidos, deprimidos o desesperados por el dolor, pero la angustia extrema y el dolor emocional no son necesariamente síntomas de enfermedad mental.

Mito: Si una persona está determinada a quitarse la vida, nada la detendrá.

Realidad: Incluso la persona más severamente deprimida tiene sentimientos confundidos acerca de la muerte, vacilando hasta el último momento entre querer vivir y querer morir. La mayoría de las personas suicidas no quieren morir; simplemente quieren que el dolor se detenga. El impulso de acabar con todo, por más dominante que sea, no dura para siempre.

Mito: Las personas que mueren por suicidio son personas que no estuvieron dispuestas a pedir ayuda.

Realidad: Estudios de víctimas de suicidio han demostrado que más de la mitad han buscado ayuda médica en los seis meses anteriores a su muerte.

Mito: Hablar de suicidio puede darle a alguien la idea de suicidarse.

Realidad: No le dan ideas suicidas a una persona suicida simplemente por hablar del suicidio con una persona. Al contrario: educar a la persona en cuanto al suicidio y discutirlo abiertamente es una de las cosas más útiles que puede hacer.

Todos Los Derechos Reservados © Salud a tu Alcance - 2018